Hernia discal: síntomas y tratamiento

Sintomas-de-hernia-discal

Hernia discal: síntomas de hernia discal y tratamiento

En este artículo hablaremos sobre los síntomas de hernia discal, sus factores de riesgo, complicaciones, tratamientos y, por sobre todo, medidas que pueden ayudar a evitar una hernia discal.

La hernia de disco o hernia discal es una patología frecuente en la población en general.

Hace referencia a una protrusión de tejido en uno o más discos intervertebrales, que separan cada una de las vértebras de la espina dorsal (columna vertebral).

¿Qué es una hernia discal?

Las vértebras de la espina dorsal o columna vertebral están separadas por discos. Estos discos amortiguan la columna y permiten el movimiento entre las vértebras, para que la persona pueda agacharse o estirarse.

Cada uno de los discos intervertebrales está formado por un centro (núcleo) suave y gelatinoso, el cual se encuentra encapsulado dentro de un anillo exterior más consistente y gomoso.

La hernia discal, también conocida como “disco roto” o “disco deslizado” sucede cuando una parte del núcleo central del disco es empujado hacia afuera a través de un desgarro en el anillo exterior.

Si bien la hernia discal puede suceder en cualquier zona de la columna, se presenta con más frecuencia en la región lumbar (hernia discal lumbar).

La segunda zona más frecuente en la que se pueden presentar hernias discales es la zona cervical. Rara vez aparecen hernias en la zona de la espalda media (columna dorsal).

¿Cuáles son las causas de la hernia discal? (hernia discal causas)

Primeramente, la hernia discal es consecuencia del desgaste natural y progresivo de los discos, relacionado con el envejecimiento.

A medida que una persona envejece, los discos se vuelven menos flexibles y más propensos a sufrir desgarros o roturas, incluso al realizar un movimiento menor.

Por consecuente, al estar los discos débiles, levantar un objeto pesado usando los músculos de la espalda en lugar de las piernas, o realizar un movimiento de torsión al levantarse, puede ser la causa de una hernia discal.

Con menor frecuencia, una caída o golpe en la espalda puede causar una ruptura de disco.

Factores de riesgo

Algunas personas pueden tener un mayor riesgo de presentar hernia discal.

Entre los factores que aumentan este riesgo se encuentran los siguientes:

  • Levantar objetos pesados con frecuencia, doblar o torcer repetitivamente la espalda baja.
  • Sentarse o permanecer de pie en la misma posición durante muchas horas, tener un estilo de vida sedentario.
  • Realizar trabajos físicamente exigentes. Las personas que en su trabajo deben levantar peso o torcer la espalda pueden tener mayor riesgo de hernia discal lumbar o cervical.
  • Tener sobrepeso. El exceso de peso provoca una sobrecarga adicional en los discos de la columna vertebral, facilitando su debilitamiento y ruptura.
  • Factores genéticos. Algunas personas tienen una predisposición genética a la degeneración discal, como resultado, pueden aparecer hernias.
  • Tabaquismo. Se ha encontrado que las personas que fuman tienen una mayor tendencia a desarrollar hernias discales. En este grupo de personas el suministro de oxígeno al disco es menor, acelerando su debilitamiento y favoreciendo una posible hernia.

Síntomas de una hernia discal

La protrusión del núcleo hacia afuera del disco puede irritar un nervio cercano causando diferentes síntomas, que varían según la zona de la columna vertebral en la que se encuentre la hernia.

Entumecimiento u hormigueo. Las personas que tienen una hernia discal pueden presentar hormigueo o entumecimiento en la zona del cuerpo servida por el nervio afectado.

Debilidad. Los músculos inervados por el nervio inflamado pueden debilitarse, provocando tropezones o limitando la capacidad para levantar o sostener objetos.

Dolor en brazos o piernas. Una hernia discal lumbar puede causar dolor en la zona de los glúteos, el muslo, las pantorrillas o incluso en alguna zona del pie.

Si la hernia se encuentra en la columna cervical (cuello), puede causar dolor en el hombro o el brazo.

Estos dolores pueden aparecer o hacerse más intensos al realizar determinados movimientos, al toser o estornudar.

Generalmente se describe como un dolor agudo o ardiente.

Los síntoma de una hernia discal suelen afectar sólo un lado del cuerpo. Muchas personas con hernia de disco no presentan síntomas.

Debes consultar al médico si tienes dolor en el cuello que baja hacia un brazo, o dolor en la zona lumbar que irradia hacia una de tus piernas, o si también sientes hormigueos, entumecimiento o debilidad.

Complicaciones

Algunas veces, una hernia de disco puede comprimir severamente un nervio o conjunto de nervios, causando un empeoramiento de los síntomas.

Debes buscar atención médica de urgencia si:

  • El dolor, la debilidad o el entumecimiento en brazos o piernas te impide realizar tus actividades diarias.
  • Tienes dificultad para orinar, incontinencia urinaria o disfunción intestinal. Esto puede suceder cuando una hernia discal presiona las raíces nerviosas que salen del extremo inferior de la médula espinal.
  • Adormecimiento en forma de “silla de montar”. La presión sobre estas raíces nerviosas también puede provocar una disminución de la sensibilidad en la zona interna de los muslos, el área alrededor del recto y la parte posterior de las piernas.

Diagnóstico

Para el diagnóstico de una hernia discal lumbar, cervical o en cualquier otro punto de la columna, el médico realizará una revisión física, solicitando que muevas las piernas o los brazos de diferentes maneras para tratar de determinar cuál es el origen del dolor.

También es posible que realice pruebas simples para verificar el estado de los reflejos, capacidad para sentir toques ligeros, vibraciones o pinchazos, y capacidad para caminar.

Algunas pruebas de imagenología también pueden ayudar al diagnóstico de la hernia discal, principalmente la tomografía axial computarizada y la resonancia magnética. Ésta última prueba se puede utilizar para conocer exactamente cuál es la ubicación de la hernia y qué nervios están afectados.

Tratamiento para la hernia discal

El tratamiento conservador, que implica limitar las actividades o movimientos que causan el dolor y tomar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, generalmente permite aliviar los síntomas en cuestión de pocos días o semanas, dependiendo de cada persona.

Analgésicos

Si el dolor es leve o moderado, el doctor puede recomendar analgésicos de venta libre tales como paracetamol, ibuprofeno, naproxeno, entre otros.

Cuando el dolor es muy intenso, el médico puede recetar medicamentos para aliviar el dolor de hernia discal, como los opiáceos por ejemplo, para calmar los síntomas.

Estilo de vida y remedios caseros

Aplicar compresas frías en la zona de la hernia puede ayudar a aliviar la inflamación en los primeros días. Después de eso, aplicar calor en la región también puede ser útil.

Por otro lado, es bueno no permanecer acostado durante muchas horas. En lugar de eso, intenta reposar durante 30 minutos y luego trata de levantarte y caminar un rato, o realizar una tarea liviana, evitando siempre las actividades que empeoren el dolor.

Relajantes musculares

En algunas ocasiones, los relajantes musculares pueden aliviar los síntomas, especialmente cuando hay espasmo o rigidez muscular.

Inyecciones locales

Si el tratamiento con analgésicos por vía oral no funciona, el especialista puede recomendar la inyección de medicamentos antiinflamatorios (corticosteroides) directamente en el área afectada, alrededor de los nervios raquídeos inflamados.

Fisioterapia

Algunos ejercicios de fisioterapia también pueden ayudar a descomprimir la zona afectada por la hernia discal y aliviar los síntomas.

Cirugía

En general son pocas las personas con hernia discal lumbar o cervical que requieren cirugía.

Sin embargo, si resulta difícil controlar el dolor, si el paciente tiene dificultad para pararse o caminar o ha perdido el control de su vejiga o intestinos, podría ser necesaria una operación hernia discal cervical o lumbar.

La discectomía es la intervención quirúrgica que se realiza para retirar el tejido herniado del disco, o con menor frecuencia, para retirar el disco completo.

Durante el procedimiento de la discectomía, a veces el médico también realiza una laminectomía, mediante la cual se retiran láminas de crecimiento óseo en las vértebras, las cuales pueden oprimir raíces nerviosas.

Una hernia de disco podría ser una causa común de dolor lumbar. Por ello, cononce algunos de los beneficios del láser B-cure, a continuación:

  • Puede reducir el dolor crónico
  • Tratamiento no invasivo y no quirúrgico
  • Apto para todas las edades.
  • Sin efectos secundarios conocidos
  • Probado clínicamente por muchos estudios
  • Fácil y seguro para uso doméstico

Protocolo de Tratamiento B-Cure Laser

Para el tratamiento del dolor de espalda superior, trate todas las vértebras dolorosas a lo largo de la columna.

Además, trate la escápula derecha e izquierda. Trate cada punto durante 8 minutos. Muchos pacientes han experimentado un alivio del dolor luego de algunos días.

Para facilitar su uso, B-cure ofrece un soporte para estabilizar el dispositivo y brindar tratamiento sin la necesidad de movimiento, lo que permite que el rayo láser penetre profundamente en los tejidos.

Para obtener resultados óptimos, repita el tratamiento al menos dos veces al día.

Prevención de la hernia discal

Para disminuir el riesgo de que aparezca una hernia discal lumbar o cervical es importante:

  • Hacer ejercicio. Fortalecer los músculos del tronco ayuda a estabilizar y sostener la columna vertebral.
  • Mantener una buena postura. La espalda debe mantenerse recta, especialmente si estás sentado durante periodos prolongados. Debes tener especial cuidado al levantar objetos pesados, flexionando las rodillas y manteniendo la espalda derecha para reducir la presión sobre los discos intervertebrales.
  • Tener un peso saludable, para evitar el estrés adicional sobre los discos y aumentar de esta manera el riesgo de hernia.
  • Dejar de fumar. Evita el consumo de tabaco en cualquiera de sus formas.

Preguntas Frecuentes Síntomas de hernia discal

  1. ¿Cual es el mejor colchon para hernia discal? Si quieres saber cual es el mejor colchon para hernia discal, averigualo aquí.
  2. ¿Puedo recibir paga por incapacidad hernia discal l5 s1? Si la hernia discal deviene en una lesión dolorosa, podría ser la causa de una baja laboral e incluso incapacidad permanente. Para mayor información, y para averiguar el porcentaje de minusvalía por hernia discal, consulta aqu

Ante cualquier duda sobre los síntomas, el tratamiento o la prevención de la hernia discal, siempre debes consultar al médico.

 

 

Referencia
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/herniated-disk/symptoms-causes/syc-20354095
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/herniated-disk/diagnosis-treatment/drc-20354101
https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000442.htm
https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007250.htm

 

You may also like...

1 Response

  1. November 14, 2021

    […] Estos amortiguadores elásticos existen entre cada vértebra. Cuando una parte de ellos se desgarra, ejerce presión en la columna, generando una hernia discal. […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.