Dolor en la zona lumbar

dolor en la zona lumbar

Dolor en la zona lumbar: Síntomas, causas y tratamientos

El dolor en la zona lumbar es una de las afecciones más comunes en los consultorios médicos.

8 de cada 10 personas experimentan molestias y dolores en la espalda en reiteradas ocasiones a lo largo de su vida.

Según las estadísticas, en un período de 3 meses uno de cada cuatro adultos en Estados Unidos tiene como mínimo un día de dolor de espalda, en la mayoría de los casos en la zona lumbar (1).

Los dolores en la zona lumbar son responsables de discapacidades y ausencias laborales, mayormente en personas de edad superior a los 30 años, aunque poblaciones más jóvenes también se ven afectadas en la actualidad.

¿En qué consiste el dolor en la zona lumbar?

El dolor de espalda media o baja puede ser el resultado de una lesión en el músculo, ligamento o vértebra de la columna.

Ambos, hombres y mujeres tienen las mismas probabilidades de enfrentarse a este tipo de molestias, que pueden variar desde una sensación leve hasta un dolor fuerte y puede limitar el movimiento del cuerpo.

El dolor de espalda agudo aparece de manera espontánea y desaparece, por lo general en un período de 4 semanas.

Por el contrario, el dolor subagudo puede extenderse hasta 12 semanas antes de desaparecer.

Si se prolonga por más de 12 semanas, se considera dolor crónico.

Síntomas del paciente afectado por dolor en la zona lumbar

Entre los casos más comunes, hay quienes experimentan una sensación de ardor o molestia punzante y aguda, como un pinchazo de aguja.

Si no se trata, puede irradiar hacia la pierna o empeorar con determinados movimientos como ser inclinarse, levantar un objeto pesado, levantarse de una silla, caminar, etc.

Si sufrimos molestias en la zona lumbar baja, debemos prestar atención y determinar si estos dolores van y vienen al hacer una determinada actividad, o si son molestias permanentes.

Es probable que, de acudir a un médico especialista, éste le pida la frecuencia con la que experimenta dolor.

Causas

En la mayoría de los casos, el dolor en la zona lumbar se produce por una caída, una mala postura, al levantar peso de forma inadecuada.

Es frecuente en mujeres embarazadas experimentar este tipo de dolores.

Si hemos sufrido una fractura en las piernas o alguna forma de artritis, es probable que también se manifieste dolor de espalda.

También el estrés es uno de los causantes de dolores de espalda.

Los dolores en la espalda baja son más comunes en personas mayores de 40 años, al igual que en aquellas personas que no realizan ejercicio con regularidad y sus músculos del abdomen están débiles (2).

El sobrepeso representa una sobrecarga para la espalda baja, así que al igual que durante el embarazo, esta parte sufre de constante tensión y dolor.

Por otro lado, la artritis reumatoidea y ciertos tipos de cáncer pueden contribuir al dolor de espalda, al igual que las curvaturas anormales en la columna, como ser la escoliosis.

Finalmente, el tabaquismo suele tener cierta responsabilidad y afectar el dolor de espalda crónico, al reducir el flujo de sangre hacia la columna.

Lesiones más frecuentes en la espalda

Las lesiones más comunes son las siguientes:

Contracturas musculares: son una contracción involuntaria del tejido muscular, generando tensión constante.

Escoliosis: sucede cuando la columna vertebral se desvía hacia la derecha o izquierda.

Artrosis de columna: es una enfermedad degenerativa en la que los cartílagos de los discos se deterioran.

Inflamación en el nervio ciático: Genera debilidad, dolor, nacimiento y hormigueo en las piernas y glúteos, se produce por una lesión o presión sobre el nervio.

Esguince lumbar o distensión: Consiste en sobre estirar los músculos y ligamentos de la espalda.

Sobrecarga muscular: Es frecuente en deportistas y personas en trabajos con alta demanda de actividad física. Se caracteriza por producir fatiga, dolor y sensación de debilidad.

Factores de Riesgo ¿Qué nos hace propenso al dolor en la zona lumbar?

El estilo de vida que llevamos influye en las probabilidades de padecer dolores de espalda, pero algunas situaciones aumentan su riesgo, por ejemplo:

  • pasar muchas horas sentado
  • debilidad muscular y mala condición física en general
  • obesidad y sobrepeso
  • actividades físicas demandantes
  • deportes de altas exigencias
  • factores genéticos
  • enfermedades musculoesqueléticas, como la fibromialgia y la artritis
  • llevar un estilo de vida sedentario
  • tener una edad avanzada
  • utilizar calzado inadecuado

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se lleva a cabo luego de una revisión física por parte de un profesional de la salud, quien revisa la alineación de los huesos y busca síntomas de inflamación, daño o deterioro.

En ocasiones se utilizan resonancias magnéticas y tomografías computarizadas para estudiar las hernias en los discos, inflamación en los tendones, ligamentos y vasos sanguíneos.

De acuerdo con el National Institutes of Health (NIH), cerca del 90% de los pacientes con dolor de espalda no necesita un procedimiento quirúrgico, aunque el 50% de ellos experimenta un dolor muy alto y recurrente (3)

Según diversos estudios realizados por esta asociación, solo el 20% de las personas afectadas sufren dolor crónico.

En el resto de los casos las molestias desaparecen entre 4 y 12 semanas.

El tratamiento convencional para el dolor agudo o subagudo consiste en la aplicación de calor y frío, terapia de rehabilitación, ejercicios de fortalecimiento y el uso de antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno y naproxeno.

Anteriormente se indicaba el paciente inyecciones de esteroides epidurales, sin embargo, se ha descubierto que no son el medio más eficiente para combatir el dolor crónico en la espalda.

La terapia láser de bajo nivel es una alternativa complementaria que ha demostrado ser de gran utilidad al tratar este tipo de dolores.

El reposo en cama no siempre es la solución

El reposo es una de las primeras indicaciones para tratar los dolor en la zona lumbar, no obstante, no es recomendable pasar largas horas en cama.

De acuerdo con una investigación de North American Spine Society (4), permanecer acostado por más de 48 horas puede aumentar el dolor intenso debido a un incremento de rigidez de la columna vertebral y los músculos de todo el cuerpo.

Este mismo estudio señala que la manera más eficaz de tratar el dolor de espalda es encontrando posturas cómodas y permanecer en ellas un rato, caminar cortos trayectos y comenzar fisioterapia de forma inmediata.

Prevención del dolor en la zona lumbar

En ciertos casos es posible prevenir el dolor agudo de espalda y evitar que una lesión simple se convierta en un dolor crónico.

Para tal fin, existen las siguientes recomendaciones:

  • mantener un peso equilibrado y llevar una dieta saludable
  • realizar ejercicios de estiramiento previo a realizar actividad física
  • realizar pausas durante el trabajo, sobre todo si pasas muchas horas sentado en el escritorio o estudiando
  • mantener una buena postura al sentarse y utilizar sillas ergonómicas
  • utilizar calzado adecuado, de preferencia con plantillas que permitan levantar el arco
  • dormir en una superficie firme, pero no dura. Tampoco debe ser muy blanda ya que aumenta las probabilidades de sufrir desviaciones en la columna
  • no levantar objetos demasiado pesados. Si tienes que hacerlo, utiliza tus piernas y rodillas como impulso en lugar de la espalda baja
  • dejar el hábito de fumar.

¿Cuándo consultar al médico?

El dolor en la zona lumbar agudo puede tratarse con antiinflamatorios y fisioterapia, sin embargo, será necesario que consultes con tu médico en las siguientes condiciones:

  • experimentas un dolor muy fuerte por más de 24 horas
  • además de dolor en la espalda tienes fiebre
  • tu situación no mejora con el descanso
  • has intentado la terapia sin resultados positivos
  • sientes entumecimiento en las piernas, sobre todo por debajo de las rodillas
  • experimentas debilidad, hormigueo y entumecimiento
  • pérdida de peso sin motivo aparente

El dolor de espalda puede ser incapacitante y limitar tu día a día, por lo tanto, debes prestar atención a los síntomas y acudir a un médico cuándo sospechas que algo no va bien.

 

Fuentes

(1) Cuando le duele la espalda

(2) Causas del dolor de espalda

(3) ¿Por qué duele la espalda?

(4) Tratamiento del dolor en la parte baja de la espalda

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.