Dolor de cuello

Dolor de cuello laser bcure

Dolor de cuello | Cansancio por trabajo o lesión?

El dolor de cuello es muy frecuente en personas que realizan teletrabajo o que pasan muchas horas en la oficina sentados frente al escritorio.

De hecho, en el transcurso de los últimos años, esta afección ha ido en aumentado.

Por lo general, el dolor de cuello viene acompañado de otras molestias, como ser: contracturas en los hombros, dolor de cabeza y dolor en la espalda.

El cuello es una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo; soporta el peso de nuestra cabeza y debido a que su estructura no es tan robusta como la de la espalda, sufre fatigas a menudo.

Dolor de cuello o cervicalgia

El dolor de cuello, también conocido como cervicalgia, puede estar ocasionado por una lesión en los músculos, ligamentos o vértebras que lo componen, manifestándose en un dolor agudo constante, u ocasional y leve.

Algunos estudios indican que la prevalencia anual para la cervicalgia es de 15 a 50% en la población, indicando que es más probable en las mujeres en edad media adulta.

Hay algunas comorbilidades asociadas al dolor de cuello crónico, por ejemplo cefaleas, dolor en otras partes de la espalda, depresión y artralgia (1).

Síntomas de cervicalgia

Los síntomas que experimenta un paciente con cervicalgia pueden variar en función de la parte afectada, pero los más comunes son:

  • Rigidez muscular y espasmos
  • Dificultad para mover la cabeza hacia arriba, hacia abajo y/o hacia los lados
  • Dolor que empeora si se sostiene la cabeza en una misma posición por largos periodos de tiempo.
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Dolor de hombros y en ocasiones de brazos

Causas del dolor de cuello

Existen diversas causas del dolor del cuello, debido a que es una parte compleja del cuerpo, es difícil determinar un solo motivo.

En primer lugar, los músculos pueden distenderse debido a una mala postura, por ejemplo, estar encorvado sobre la computadora o al leer un libro.

También puede sentirse dolor en el cuello debido a la tensión generada en los hombros. Esta tensión puede ser causada al levantar mucho peso, sostener el móvil, estrés emocional, etc.

En algunos casos, las articulaciones del cuello se desgastan, esto se conoce como artrosis.

El cartílago, que evita el roce entre los huesos, se deteriora y desaparece generando cuerpos llamados osteofitos, los que a su vez que limitan el movimiento articular y son causantes de dolor.

Algunas enfermedades como la artritis reumatoide, cáncer y meningitis pueden causar dolor de cuello debido a la inflamación.

Otro caso, no tan común, son los accidentes de tránsito.

Pueden ocasionar una hiperextensión cervical cuando la cabeza se sacude de manera abrupta debido al impacto del choque entre vehículos.

Lesiones más frecuentes en el cuello

De acuerdo con los datos de Arthritis Foundation, las lesiones más frecuentes en el cuello son (2):

Latigazo cervical: Tiene lugar cuando el tejido blando se lastima debido al movimiento abrupto, como puede ser un accidente de tránsito, una caída y en algunos casos, las atracciones en parques de diversión.

Cualquier movimiento, donde primero se flexiona la cabeza y luego se hiperextiende con fuerza más allá de su rango normal, puede causar latigazo cervical.

Artritis inflamatoria: Algunos pacientes con artritis reumatoidea pueden sufrir de espondilitis anquilosante, donde las pequeñas articulaciones del cuello sufren de inflamación constante.

Contracturas musculares: Se genera cuando se realiza un movimiento que amerita demasiado esfuerzo, o al mantener una mala postura por tiempo prolongado.

Otro tipo de lesiones en el cuello

Hay algunas lesiones en el cuello que pueden generar dolor y estar vinculadas con síntomas potencialmente graves, por ejemplo:

Déficit neurológico progresivo: Se manifiesta con debilidad en los brazos y pérdida de la coordinación. Esto podría ser un indicador de daño en los nervios.

Dolor persistente y pérdida de peso: La presencia de un tumor o una infección espinal puede implicar una pérdida inexplicable de peso, fiebre, vómito, náuseas, escalofríos, temblores y falta de apetito.

Dolor que irradian el brazo: Las hernias discales que presionan un nervio pueden generar dolor que irradia hasta las manos y los dedos, produciendo sensación de hormigueo y entumecimiento (3).

Diagnóstico médico del dolor de cuello

Para hacer un diagnóstico certero del dolor cervical, es muy probable que deban hacerse varios exámenes, una revisión física y un análisis de la historia clínica del paciente.

En la evaluación física se analizará la postura, movilidad cervical y las zonas dolorosas.

También se observa la función de los nervios y músculos en brazos y piernas (4).

La mayoría de los doctores utilizan radiografías simples que permitan ver el estado de las vértebras y realizar un diagnóstico adecuado.

Si existe sospecha de daño a los nervios, se emplea una electromiografía.  Este es un estudio capaz de medir la conducción nerviosa mediante agujas muy finas que captan los potenciales transmitidos por los nervios.

En personas que sufren accidentes, esta prueba no se realiza antes de las 3 semanas, debido a que el daño y deterioro puede apreciarse luego de un tiempo.

Tratamiento convencional

Por lo general, el tratamiento fisioterapéutico ayuda a muchos pacientes a controlar y disminuir las molestias causadas por el dolor cervical (5).

Este tipo de terapia favorece la relajación de los músculos, mejora la movilidad en las pequeñas articulaciones que conforman el cuello y no es un tratamiento doloroso i invasivo.

Normalmente se utiliza la aplicación de calor, masaje, terapias locales con corriente analgésica y tracción cervical.

En algunos casos lo más indicado es utilizar duchas con agua a presión y una temperatura cálida que sea tolerada por el paciente.

Este tratamiento se acompaña de movimientos de flexo-extensión y lateralización del cuello, de 10 a 15 minutos por sesión.

El tratamiento de fisioterapia puede ir acompañado del uso de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos y de relajantes musculares, pero estos últimos deben ser recetados por un médico profesional.

Terapia de láser de baja intensidad para el dolor cervical

El dolor de cuello es uno de los trastornos muscoesqueléticoas de mayor frecuencia en varias demografias de la población mundial.

A pesar de que el estudio de la Dra. Chow demuestra que la terapia láser de bajo nivel reduce significativamente el dolor de culloe después del tratamiento, inmediatamente en el dolor de cuello agudo y hasta 22 semanas después de la finalización del tratamiento en pacientes con dolor de cuello crónico, no es 100% certero, debido a que los parámetros utilizados no han sido expresados correctamente.

No obstante, cabe descatar que más gente alrededor del mundo comeinza a prestar atención a este tipo de terapia alternativa, ya que si ha demostrado efectos positivos en cantidades de diferentes tratamientos.

Debido a que se trata de una tecnología de rápido crecimiento, la cual es utilizada para tratar una multitud de afecciones que requieren estimulación de la curación, alivio del dolor e inflamación y restauración de la función, y en base a la cantidad de testimonios reales de personas que han utilizado el tratamiento láser B-Cure para dolor de cuello, podemos imaginar la efectividad del tratamiento.

¿Se puede prevenir el dolor cervical?

El dolor del cuello se asocia con una mala postura y el desgaste acelerado de las articulaciones.

De esta forma, el implementar pequeños cambios en el día a día, puede manifestarse en una mejora.

Para evitar el dolor en la cervical, trata de seguir estás indicaciones:

Mantén una buena postura: Cuando estés sentado o de pie, asegúrate de que tus hombros estén alineados con tu cadera y tus orejas con tus hombros.

Realiza pausas activas: Si permaneces mucho tiempo sentado o viajas largas distancias, levántate cada cierto tiempo, camina y estira ambos, brazos y piernas.

Utiliza un escritorio ergonómico: El escritorio debe permitirte descansar tus piernas en ángulo recto. Mantén el monitor a la altura de tus ojos.

De igual forma, la silla debe tener soporte lumbar y cervical.

Cuida tu postura con el móvil: Los teléfonos pueden obligarnos a mantener una postura forzada por mucho tiempo sin que lo percibamos. Presta atención!

Trata de utilizarlo lo menos posible y no hables por teléfono sosteniéndolo con el hombre y la oreja, en lugar de esto activa el altavoz o usa auriculares.

Evita cargar mochilas pesadas: Las mochilas y bolsos demasiado pesados generan una tensión innecesaria en el cuello.

Duerme en una posición correcta: Existen varias almohadas y cojines que pueden ayudarte a mantener la alineación de tu cuerpo mientras duermes.

Será necesario que utilices un colchón adecuado, ni demasiado duro ni demasiado blando.

¿Cuándo es oportuno consultar a un médico?

No es común que el dolor de cervical sea un indicio de un problema grave, a menos de que esté acompañado de otros síntomas, cómo entumecimiento, debilidad y perdida de la coordinación.

El dolor de cuello puede mejorar gradualmente si se trata en casa y se modifican las malas posturas.

Si luego de realizar fisioterapia e implementar cambios significativos no ves una mejora, es momento de consultar a un médico.

Debes buscar atención médica si el dolor de cuello se debe a que recientemente sufriste de un accidente, golpe o caída.

 

 

 

Referencias

(1) Intramed

(2) Arthritis.org

(3) Spine-Health

(4) Elsevier

(5) CUN

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.