Dolor de Cadera

laser-b-cure-dolor-en-las-articulaciones-de-la-cadera

Dolor de cadera o coxalgia: ¿Qué hacer para aliviar el dolor?

Normalmente el dolor de cadera se asocia a personas de la tercera edad.

Sin embargo, nadie está exento de padecer dicha molestia, sin importar su etapa de la vida.

En ocasiones, el dolor de cadera se debe a un patrón de marcha incorrecto o una lesión muscular o ligamento.

Puedes tomar medidas para aliviar estas molestias, pero si el daño es severo será necesario que recibas atención médica.

¿En qué consiste el dolor de cadera?

La cadera es una de las articulaciones más grandes de todo el cuerpo y una de las más fuertes.

Es la encargada de soportar el peso de nuestro cuerpo y permitir la locomoción.

El dolor de cadera no se limita a este hueso, abarca la ingle, muslo y parte superior de las piernas.

A medida que el cuerpo envejece, la articulación se hace más rígida y pierde cierta libertad para ejecutar algunos movimientos.

Sin embargo, los dolores limitantes no son normales.

Síntomas comunes asociados al dolor de cadera

Como se dijo anteriormente, la cadera es una parte compleja en el cuerpo compuesta por diversas piezas.

Los síntomas que se pueden manifestar abarcan (1):

  • Dificultad para agacharse a recoger algo del suelo
  • Inflamación en los glúteos
  • Fiebre
  • Dificultad para caminar
  • Dolor en la cadera al estar sentado o acostado
  • Dolencia que irradia hacia las rodillas
  • Fatiga en la zona lumbar
  • Cojera
  • Dolor punzante a los lados de la cadera
  • Disminución del Rango de movimiento de las piernas

Posibles causas para el dolor de cadera

El dolor en la cadera puede estar ocasionado por diversos factores, por ejemplo:

Fracturas: Tiene lugar cuando el hueso se fragmenta en dos o más pedazos, la fractura más común se da entre el fémur y la articulación de la cadera.

Artritis: Hay varias formas de artritis que afectan las articulaciones de la cadera, por ejemplo artritis reumatoide y espondilitis anquilosante (2).

Artrosis: Es el desgaste y destrucción de las articulaciones de la cadera, normalmente se corrige con cirugía artroscópica de reemplazo articular.

Osteonecrosis: Es la interrupción del suministro de sangre al hueso, debilitándolo y haciéndolo más propensos a fracturas.

Infecciones: Ciertas infecciones pueden afectar los huesos y las articulaciones de la ingle y las caderas.

Distensión muscular: Se puede dar tanto en las piernas, como en la espalda baja.

Bursitis: Es la inflamación de las bursas que protegen a los huesos de la fricción por el movimiento.

Osteoporosis: En algunas personas la pérdida de densidad ósea se ve más acentuada en la cadera y en la espalda baja.

Tendinitis: Es la inflamación de los tendones que mantienen fijos los músculos a los huesos y articulaciones, la tendinitis más común es la tendinitis del psoas.

Síndrome piriforme: Ocurre cuando el músculo piriforme se contrae generando espasmos dolorosos, también pueden presionar el nervio ciático.

Diagnóstico para el dolor en la cadera

El diagnóstico del dolor de cadera puede realizarla un fisioterapeuta o un traumatólogo luego de hacer un estudio al paciente.

En la exploración física se buscan signos de inflamación, desalineación y deformidad.

También se observan cambios de coloración en la piel.

En ocasiones se le pide al paciente que se ponga de pie, camine y estire las piernas.

Todo esto aporta información sobre el estado de la cadera.

Tratamiento convencional para el dolor de cadera

En primera instancia el tratamiento para el dolor de cadera consiste en evitar los movimientos que pueden empeorar la situación.

Además, se utilizan agentes físicos como el calor, frío y corriente, masajes y movilizaciones de fisioterapia.

Una alternativa eficaz es la terapia láser de bajo nivel.

Este tipo de terapia es comúnmente utilizada en el tratamiento de diferentes afecciones musculoesqueléticas, la cadera entre ellas.

El uso de antiinflamatorios y analgésicos no esteroideos es recomendable, pero en caso de dolor crónico se emplean inyecciones de corticosteroides de acción más rápida.

Si la patología no se puede solucionar con tratamientos conservadores, el médico recomienda una cirugía.

La cirugía de cadera por lo general consiste en el reemplazo de la parte afectada y la reparación del ligamento roto (3).

Posibles complicaciones

Aunque el dolor en la cadera suele ser limitante, en la mayoría de personas no es grave y forma parte de natural del envejecimiento y desgaste de las articulaciones.

Si una lesión en los huesos o músculos que componen la cadera no se trata a tiempo puede avanzar y generar otros problemas, por ejemplo: cojera y alteración en el patrón de marcha.

Con el tiempo, la persona se verá limitada para realizar actividades sencillas y cotidianas, cómo bajarse de la cama, subir y bajar escaleras, agacharse o permanecer sentado mucho tiempo.

Las fracturas en la columna que no consolidan de manera correcta también pueden generar desviaciones en la espalda.

Atrofian los músculos y una reducción considerable de la calidad de vida de las personas.

¿Se puede prevenir el dolor de cadera?

Es difícil establecer medidas específicas para prevenir el dolor en la cadera debido a que hay diversas causas que podrían a generarlo, sin embargo, se recomienda lo siguiente:

  • Realizar ejercicio con regularidad, de manera que se fortalezcan los músculos y huesos para prevenir lesiones y mejorar la postura.
  • Mantener un peso ideal y equilibrado, de acuerdo a tu edad, ocupación y género.
  • Utiliza calzado adecuado para dar paseos y practicar deporte
  • Evita pasar mucho rato de pie
  • Evita pasar muchas horas sentado o acostado en la misma postura

Ejercicios para fortalecer la cadera

A continuación encontrarás una serie de ejercicios que te ayudarán a fortalecer la cadera (4), debes realizarlos sin generar dolor y aumentando la dificultad gradualmente.

  1. Estiramiento de los tendones isquiotibiales sentado

Siéntate en una silla estable que te permita mantener los muslos paralelos al suelo. Estira una pierna hacia delante, dejando como punto de apoyo solo el talón, tu otra pierna va a permanecer seleccionada en un ángulo de 90 grados.

Inclínate levemente hacia el frente manteniendo la espalda derecha, debe sentir un estiramiento en la parte de atrás del muslo de la pierna extendida.

Repite el movimiento con la otra pierna, en cada ocasión debes permanecer en la postura por algunos segundos.

  1. Estiramiento de la parte frontal de la cadera

Colócate de pie en frente de un escalón y apoya un pie en la superficie del mismo, tu otro pie debe permanecer en el suelo.

Inclina levemente las caderas hacia delante, hasta que sientas un estiramiento en la parte frontal de los músculos de tus piernas.

3.- Estiramiento de los cuádriceps

Colócate detrás de una silla estable, estirar una pierna hacia atrás y flexiona la rodilla, de manera que la pierna qué está adelante se estire suavemente.

¿Cuándo consultar al médico?

Debes consultar con un médico sí recientemente tuviste una caída o accidente y el dolor te impide caminar, hay sangrado o un hematoma.

También es necesario que busques ayuda profesional si el dolor de cadera te impide realizar actividades cotidianas, como agacharte y subir y bajar escaleras.

 

Fuentes

(1) TopDoctors

(2) medicalnewstoday

(3) Artrosis de cadera

(4) Ejercicios para dolor de la cadera crónico

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.